¡Operación bikini!

Muy a menudo llegan a nuestras puertas personas con una idea común, más aún cuando se acercan estas fechas del año, la llamada “operación bikini”. Esa idea suele venir acompañada de una preocupación general: ¿Llegaré a tiempo?.

Bien, en primer lugar es importante saber que cada caso es único y cada persona así como cada vida son singulares, pero hay algo cierto en cada una de estas individualidades y que debemos generalizar a todo el mundo, nunca es tarde para comenzar un programa de ejercicio, siempre estamos a tiempo. En Sanaya enfocamos la “operación bikini” bajo tres pilares fundamentales.

1.- El entrenamiento: actualmente son muy pocas, por no decir ningunas, las contraindicaciones absolutas para realizar actividad física. En nuestro centro enfocamos los entrenamientos hacia la ganancia de fuerza. Es un hecho ya demostrado, que el entrenamiento de la fuerza tiene beneficios, no sólo en la ganancia de volumen muscular (ese fin estético), sino también en todas las demás capacidades físicas básicas (fuerza, resistencia, velocidad, flexibilidad y coordinación), y que las adaptaciones generadas en cada una de esas capacidades, perduran en el tiempo de manera representativa cuando son desarrolladas mediante este tipo de entrenamientos. Desde luego, cada entrenamiento estará individualizado en carga y frecuencia siguiendo la idiosincrasia de cada persona.

2.- La dieta: sin duda otro de los pilares de los que nos haremos cargo en Sanaya para ayudarte en tu reto. En cualquier caso es importante saber que no hay que hacer grandes locuras en lo que alimentación se refiere. Es suficiente con llevar una dieta variada y equilibrada, procurando comer unas cinco veces al día e intentando consumir productos de calidad sin excluir ningún grupo alimenticio de la misma.

3.- El descanso: Único pilar en el que desde Sanaya no podemos intervenir o ayudar, al menos de manera directa. Normalmente cuando adoptamos una rutina de entrenamiento, solemos aprovechar mejor las horas de sueño, y las fases de sueño profundo o delta suelen ser más largas y de mejor calidad. Además disponemos de suplementación alimenticia con lo que podemos favorecer la calidad del sueño.

Será importante adoptar una rutina de hábitos saludables, tales como los descritos anteriormente, de manera continuada y no tratándose de algo estacional, con el fin de mantener un estado de salud óptimo, complementado con ese fin estético que siempre buscamos a lo largo de todo el año.

Pablo J. Díaz Rojas - Entrenador personal, graduado en Fisioterapia y en Ciencias de la Actividad física y el deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *